Encastada nobleza para torero cogido.

 

Quiso el azar que el sorteo de mediodía emparejara a Molinillo, toro de Valdellán, con Sánchez Mora, torero gaditano. Del primero se conocía su estirpe santacolomeña, sangre brava, casta indómita y agilidad felina. Del segundo nada se sabía en Azpeitia, salvo por la gacetilla que se publica cada año y por los datos, escasos, que los medios de comunicación filtraban sobre el joven matador, nacido en Medina Sidonia y portador del duende de los toreros del sur.

Quiso el azar que los hombres de confianza del matador presentes en el sorteo vieran a Molinillo más agresivo que Huertano y decidieran echarlo como sexto.

Quiso la voluntad de Sánchez Mora que la faena a su primero, Huertano, apuntara detalles de torero grande, valeroso, ajustado en el embroque y con regusto de toreo caro.

Quiso su corazón audaz tirarse a matar por derecho para cobrar un trofeo.

Quiso la casta agresiva del Valdellan vender cara su muerte prendiendo al matador por el pecho y zarandeándolo durante unos instantes de angustia, dejándolo conmocionado y apartado de la lidia.

Cuando Molinillo salto al ruedo, pasadas las ocho de la tarde;  enseñoreó su armónico trapío; desarrolló su encastada nobleza persiguiendo percales y franelas con la codicia del toro bravo, una buena parte de la afición se lamentaba de la ausencia se Sánchez Mora, y aún ahora, pasadas las horas nos preguntamos qué habría ocurrido si el azar no se hubiera desdicho y se mantuviera la cita que provocó al mediodía entre un toro de casta brava y un torero de corazón artista.

Reseña:

Azpeitia, 31 de julio de 2014, primera de feria. Casi lleno.

Toros de Valdellán, con romana y trapío, encastados, nobles y, en diversa medida, bravos.

Víctor Puerto: Bronca, bronca con aviso y oreja.

Encabo: Ovación y palmas tras aviso.

Sánchez Mora: Gran ovación recogida por su cuadrilla.

Sánchez Mora fue cogido por su primero propinándole golpes y varetazos, causándole conmoción cerebral, siendo conducido a un hospital  de San Sebastián para la pertinente observación.

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *