Exhibición ecuestre.

Exhibición de doma y monta de los centauros socorridos por hombres de plata y bronce, germen del toreo a pie. El público se divirtió, ovacionó, pidió trofeos y disfrutó de quiebros y galopadas, remolinos, toreo a la grupa, banderillas largas y cortas, a dos manos, rosas, telefonazos e incluso una recepción a porta gayola. La presidencia concedió cuatro orejas y la puerta grande para el caballero portugués, auxiliado por el pequeño gran Kito, de berenjena e hilo blanco, decano de los toreros portugueses, con cuarenta y cinco años en los ruedos y sesenta y dos en el carnet, ejemplo de supervivencia gallarda en un medio hostil.

La Feria de La Blanca 2014 ha finalizado. La respuesta del público ha sido escasa y en la retina de los aficionados queda aún la impronta de la encastada nobleza de los toros de Palha y el valor sereno de Sánchez Vara y Joselillo.  Es momento para la reflexión.

Parece evidente que es necesario aplicar la imaginación e innovar. La fórmula de las figuras con toros inválidos puede funcionar en el corto plazo, pero decepciona al público que no vuelve a la plaza. La de las casi figuras con toros igualmente tullidos es una subversión de la anterior con resultados aún peores.

Los ejemplos de Azpeitia, Pamplona, Bayona y Bilbao, ferias muy próximas geográficamente pero a distancia sideral en el concepto, deben servir como patrón para la reconstrucción de lo que un día no muy lejano fue “La Puerta del Norte”

La supervivencia en entornos complejos es posible, siempre que se produzca la adaptación al medio, como demuestra cada tarde el pequeño gran Kito, con su mirada limpia, su aire solemne, su capotillo y su machete.

 

Reseña:

Multiusos Iradier Arena, 8 de agosto de 2014, un tercio de entrada en tarde calurosa.

Toros de Castilblanco reglamentariamente desmochados para el rejoneo, flojos y descastados.

Hermoso de Mendoza: Oreja y ovación.

Sergio Galán: Aplausos y oreja.

Joao Moura: Oreja y oreja saliendo a hombros.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *