Cuadri y Paulita en Azpeitia

La casta de Cuadri

El toro de Cuadri es el más reconocible del campo bravo, pues tiene un fenotipo muy específico y diferente al de cualquier otro hierro.

El toro de Cuadri tiene romana, es hondo, corpudo, badanudo, musculado, carifosco, viste de negro o de colorado muy vivo, gasta cornamentas casi negras, gruesas en la mazorca, acucharadas, habitualmente bizcas del izquierdo, y siempre astifinas.

Cuando salta a la arena lo hace impetuoso, dejando tras de si una nube de polvo fino, acometiendo a los capotes que flamean cerca de los burladeros, a veces rematando con saña en los tableros, ganado el centro del ruedo y con él la jurisdicción sobre cuanto ose pisar el albero.

Lo que ocurre a partir de ese instante tiene un elemento común, la casta, que puede manifestarse indómita, mas ayer, en el diminuto coso de Azpeitia, el ganadero de Trigueros hizo un alarde de conocimientos sobre genética y envío un encierro con cuatro toros fieros y dos de contrastada nobleza.

Paulita tuvo el privilegio de lidiar con los de mejor condición, y en su primero mostró su toreo clásico y profundo, embarcando con pureza, corriendo la mano con verdad, rematando según los registros que los más grandes han convertido en canon. Paulita es un torero de concepto ortodoxo, dueño de una técnica envidiable, de rostro agitanado y expresión solemne, gesto grave y postura aflamencada. Viste con una elegancia que conmueve y engendra el toreo sin reparar en el trapío y la genealogía de sus oponentes. La oreja ganada esta tarde corrobora el éxito del año precedente, en que realizó la mejor faena de la feria, y debe avalar su Tauromaquia para figurar en carteles importantes, con toreros también de esencia.

Bajo el pecho de Alberto Lamelas late con desatada emoción uno de los corazones más vitales del actual escalafón. Su carácter se ha curtido entre el fuego de su pasión y el formol de terribles cornadas, mas nunca se arredra y tiene el triunfo por bandera, pues las pocas oportunidades de que disfruta son para él eventos gloriosos. Esta tarde ha ensayado su toreo entregado en cada pasaje de la lidia, recibiendo de rodillas, quitando por verónicas, ciñendo naturales, embarcando en redondo y tirándose a matar como si cada toro fuera el último de su vida. El éxito no le ha sonreído, sin que por ello haya mermado su compromiso con el toreo, ni su ilusión por ganar nuevos contratos.

Sebastián Ritter es el valor. En los mentideros azpeitiarras se comentaba antes de la corrida que su presencia en los carteles se debía a un quite providencial que le hizo a cuerpo limpio a Curro Díaz, poderdante del empresario, en un momento de gran apuro vivido en Las Ventas meses atrás. Esta tarde ha solemnizado sus series con sentidos prolegómenos, aceptado todos los envites de sus fieros toros, y protagonizado un toreo encimista de riesgo evidente. El mérito de este matador se comprende al saber que el de esta tarde ha sido su primer paseíllo de la temporada.

La feria de Azpeitia sigue siendo excepcional, pues se juegan toros de míticas divisas, con casta y trapío de plaza de primera, dando oportunidades a toreros modestos que asumen la responsabilidad, y quedan eternamente agradecidos a la generosidad del empresario, y al respeto del público.

Larga vida a Azpeitia.

 

 

Reseña:

 

Plaza de Toros de Azpeitia, 31 de julio de 2017, tres cuartos del aforo cubierto en tarde fresca y plomiza.

 

Toros de Celestino Cuadri, de impresionante trapío, corpudos, badanudos, con romana y proporcionadas arboladuras; todos negros salvo el cuarto colorado. Primero: Un puyazo y un picotazo, noble y encastado. Segundo: Dos puyazos, incierto, duro y encastado. Ovación en el arrastre. Tercero: Dos puyazos, duro, encastado y fiero. Ovación en el arrastre. Cuarto: Dos puyazos; noble y encastado, de viaje corto. Ovacionado en el arrastre. Quinto: Devuelto por cojo. Quinto bis: Un puyazo; duro y encastado, de viaje corto. Sexto: Aplaudido de salida. Dos puyazos; duro y encastado; orientado al final de la faena.

 

Paulita, de nazareno y azabache: Estocada trasera (oreja). Dos pinchazos, estocada casi entera y tres golpes de descabello (ovación y saludos)

 

Alberto Lamelas, de azul marino y oro: Estocada perpendicular y seis golpes de descabello (silencio tras aviso). Estocada contraria y dos golpes de descabello (ovación y saludos).

 

Sebastián Ritter, de grana y oro: Bajonazo (ovación y saludos). Estocada caída delantera (ovación y saludos)

 

 

Incidencias:

Al finalizar el paseíllo se hizo entrega a Paulita del premio a la mejor faena de 2016

Tercera y última corrida de una feria que, un año más, ha generado un alto interés, y ha producido un resultado artístico muy notable.

 

Javier Bustamante

para Toro Cultura

0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>