Entradas

Iván Fandiño es honrado por Curro Díaz

Una cultura es tan fuerte y duradera como grande el respeto y admiración que tenga por sus héroes. Un héroe es un patrimonio cultural de un valor incalculable, que cualquier colectivo desea tener, que debe ser honrado y recordado con grandeza y emoción. El toreo tiene desde hace dos meses un nuevo héroe, Iván Fandiño, que hoy certificaba su muerte taurina al cumplirse su último contrato y su última presencia en los carteles de una feria importante. En los últimos días se han sucedido los actos en Bilbao para honrar su figura, y la de esta tarde ha sido la corrida homenaje al torero muerto, ya que estaba anunciado precisamente en este cartel. Todas las iniciativas son bienvenidas, mas la figura del torero de Orduña, cuyos valores y trayectoria le avalan, merece un monumento para que quede constancia indeleble para los restos de que existió, actuó y triunfó.

Que Curro Díaz toree con desmayo y mando, inspirado por las musas que lleva en sus propias entrañas no es novedad. Hoy, sin embargo, ha realizado la sustitución más amarga de su vida, y ha sentido toda la emoción que emana del Agur Jaunak, interpretado por la banda, lo mismo que el pasodoble Iván Fandiño, con que se ha amenizado el paseíllo. Brindó al cielo el primero, incierto, distraído, que no se ha empleado, y no posibilitó el lucimiento. Pasó al cuarto, manso en los primeros tercios que se desplazó con cierta nobleza en el último, con el arte que comienza a tener marchamo propio y predicamento en todo el orbe taurino. Naturalidad, desmayo, profundidad e inspiración son las señas de identidad de este torero que es ya un artista de culto.

Joselito Adame solemniza la lidia como si cada serie requiriese un periodo de reflexión previo por parte del público. Tal vez esté en lo cierto y convenga algo más de pensamiento, especialmente cuando se ciñe la chicuelina con tanto ajuste, o se torea por delantales midiendo los tiempos con semejante precisión. Sus trasteos fueron alegres, con la serenidad propia de este matador, destacando los estatuarios plenos de quietud y ajuste que interpretó en el quinto. Sin embargo sus dos descastados toros pronto claudicaron, y no tuvo otra opción que el toreo encimista y extractivo del que es también un consumado especialista. Mató mal, especialmente a su primero, y escuchó una ovación en el que cerraba turno.

Juan del Álamo llevaba prendido en su manga derecha un crespón negro en recuerdo al torero homenajeado, con quien compartió cartel la tarde aciaga de Aire Sur LÁdour, y tuvo el dudoso privilegio de estoquear a Provechito. La levedad de la casta de sus toros ha hecho imposible el lucimiento, si bien dio muestras evidentes de su depurada técnica, de su voluntad de agradar, y de el valor que resulta necesario para lidiar con el sexto en el terreno que lo hizo.

La muerte taurina de Iván Fandiño, certificada ayer en Vista Alegre, debe ser la última, evitando así la muerte definitiva, que es la muerte del olvido.

Larga vida a la memoria de Iván Fandiño.

 

Reseña:

 

Plaza de Toros de Vista Alegre de Bilbao, veintiuno de agosto de 2017, casi medio aforo cubierto en tarde luminosa de calor sofocante.

 

Toros de Alcurrucén, desigualmente presentados, casi todos con trapío, finos de cabos; mansos y descastados. Primero: Dos puyazos; distraído, incierto, sin descolgar. Palmas y pitos al arrastre. Segundo: Dos duros puyazos; abanto, parado, distraído, con la cara alta. Palmas y pitos. Tercero: Dos picotazos; de viaje corto, deslucido, parado, descastado. Palmas. Cuarto: Dos puyazos traseros; manso y noble. Quinto: Cornicorto. Un puyazo y un picotazo; flojo y descastado. Sexto: Dos puyazos; parado, descastado y geniudo.

 

Curro Díaz (en sustitución de Iván Fandiño, muerto corneado el pasado día 17 de junio), de azul turquesa y oro: Casi media estocada, pinchazo, pinchazo hondo y estocada (silencio tras aviso). Metisaca, estocada fulminante (oreja).

 

Joselito Adame, de coral y oro: Pinchazo y bajonazo (silencio). Metisaca y estocada (ovación)

 

Juan del Álamo, de grana y oro: Estocada casi entera (vuelta al ruedo). Pinchazo y estocada trasera caída (silencio).

 

 

Incidencias:

Tercer festejo de abono de las Corridas Generales.

Homenaje a Iván Fandiño, que estaba anunciado para lidiar esta tarde.

Antes de iniciarse se interpretó el Agur Jaunak en memoria del torero corneado mortalmente hace dos meses, y se realizó el paseíllo al son del pasodoble del matador de Orduña.

En el patio de cuadrillas se proyectaban imágenes del torero muerto en el ruedo en una pantalla gigante.

Juan del Álamo, que compartía cartel con Fandiño la tarde del 17 de junio y estoqueó a Provechito, lucía un crespón negro en la manga derecha.

 

 

 

Javier Bustamante

para Toro Cultura

El toreo es un estado de ánimo

Curro Díaz llegó a la Monumental pamplonesa veinte horas después de haber vivido la muerte de Víctor Barrio sobre el albero de Teruel, y de haber estoqueado a “Lorenzo”, el toro que partió en dos el pecho del torero de Sepúlveda. Puede aventurarse que la noche no fue plácida y que el recuerdo de la cornada y el llanto desconsolado de la joven viuda le acompañaron en un duermevela impregnado de sudores fríos. Otras estirpes habrían buscado una excusa en forma de inoportuna lesión o indisposición repentina. La grey de toreros no. Estos hombres tienen un código de honor inquebrantable al que se deben y que ratifican en tardes como la de ayer. Torear como homenaje al compañero caído. Torear para dar ejemplo a los más jóvenes. Torear para engrandecer la leyenda viva del toreo. Torear porque los valores no se negocian.

El rostro del diestro de Linares al entrar al patio de cuadrillas era de dolor contenido. Boca sellada, ceño levemente fruncido y mirada ausente. Los que le conocemos sabemos que su espíritu indómito es capaz de revertir las situaciones adversas, y que su inspiración nunca espera vientos favorables.

Sonaron los cerrojos de la barrera y la banda atacó el pasodoble del paseíllo. A la izquierda Iván Fandiño, en el centro Juan del Álamo, testigo de la alternativa de Víctor Barrio y a la derecha Curro Díaz. Cruzaron el circo con gesto grave y andar despacioso hasta ganar el tercio y escuchar un minuto de música solemne en memoria del matador caído. Lo que pasa por la cabeza de un torero en un instante así sólo lo comparte con los más íntimos, y sólo aquel que tiene la habilidad de verbalizarlo. Curro se abrió de capa y plantó cara a sus dos oponentes, con su sello personal, la pinturería que le acompaña cada tarde, dibujó el natural, templó en redondo y dejó algún pase de adorno de muñeca rota. Fandiño estuvo firme, con su toreo clásico, macizo en algún instante. Juan del Álamo entendió a sus toros y planteó lidias de recorrido, desplazando al toro todo lo que su bravura pudo ofrecer. El lustroso lote que envió el ganadero lució trapío, bellas capas y romana propios de su origen. Nada diferente a lo que, cada uno en su estilo, ofrecen cada tarde. Sin embargo los aromas que emanan de cada embroque no calaron en el tórrido aire pamplonés, la casta brava de los de Pedraza se diluyó en las querencias, y la afición no prendió la llama de la emoción, pues en la conciencia de quienes formábamos el foro había un sentimiento de profunda tristeza. Tristeza y también admiración a los oficiantes del rito, cuyo ánimo estaba comprensiblemente mermado. Y el toreo es un estado de ánimo.

 

 

Reseña:

 

Plaza de toros Monumental de Pamplona, diez de julio de 2016. Lleno en tarde calurosa. Toros de Pedraza de Yeltes con trapío y romana. Mansos, descastados y nobles.

 

Curro Díaz, de palo de rosa y oro: Estocada casi entera delantera y caída (palmas). Tres pinchazos y estocada delantera y caída (silencio).

 

Iván Fandiño, de palo de rosa y oro: Pinchazo y estocada (silencio). Dos metisacas y tres pinchazos (silencio tras aviso).

 

Juan del Álamo, de verde manzana y oro: Media estocada caída y delantera (aplausos). Media estocada y quince golpes de descabello (silencio)

 

Se guardó un minuto de silencio en memoria de Víctor Barrio, muerto la víspera por una cornada en el pecho en el coso de Teruel.

 

 

Javier Bustamante

para Toro Cultura

Items de portfolio