Triunfo ineludible

Venía la terna a Burgos a matar una discreta corrida de Román Sorando con la seguridad meridiana de obtener el triunfo y casi lo logran los tres.

Faltó para que el éxito fuera total que Juan José Padilla refrendara con el estoque las faenas jaleadas por el público, que tenía aún más fe en el triunfo que el propio matador.

Sin embargo toreo no hubo tanto, porque el toro no hizo honor a la condición de bravo que le confiere su estirpe. Corrida descastada y floja que sólo servía para lidias superficiales, sin la hondura y transmisión que posibilita el toro encastado.

El que más méritos hizo para cruzar izado a hombros bajo el dintel hormigonado del palacio multiusos burgalés fue López Simón. Sorteó dos toros flojos, si bien el que hizo sexto fue noble y con más recorrido que el tercero, y permitió una faena vistosa, con pasajes de elegancia y clasicismo que desgrana este torero cada vez que se le presenta la ocasión. Alternó series desmayadas y pintureras con otras tremendistas en la cercanía de los pitones, ejecutando el toreo en redondo, pases cambiados, naturales, trincherillas y pases circulares invertidos que convencieron al público de la bondad de su toreo. Cobró una gran estocada en su segundo demostrando que atraviesa un momento de gran seguridad, y merece más contratos.

El Fandi es una garantía de triunfo en cualquier cartel, pues sale a razón de oreja por toro lidiado, aunando variedad y entrega. Ayer recibió al manso segundo con una larga cambiada en el tercio, tres verónicas de rodillas, un afarolado, una chicuelina y una revolera, sin solución de continuidad. Quitó por navarras y lopecinas. Dio un auténtico recital en banderillas pues las puso al cuarteo en todos los terrenos, en la surte de la moviola, y al violín, parando al toro a la carrera en clave de dominio absoluto de distancias y terrenos. Su actuación en el tercio de muerte fue más discreta, pues los molió a derechazos, y cuando ya no quedaba toro solemnizó medios pases ante la blandura de su lote.

Juan José Padilla porfió por reverdecer su toreo arrojado de siempre, recibiendo con largas cambiadas, clavando con precisión al violín, pasando de muleta con determinación, mas no tuvo antagonistas de entidad para mostrar la dimensión épica que le ha convertido en un torero legendario. El Coliseum Burgos no olvida las tardes que ha brindado en El Plantío, y le homenajeó con una placa conmemorativa y una vuelta al ruedo de despedida que sellan su larga y honrada trayectoria.

Tarde de triunfos tan previsibles como inevitables, triunfos ineludibles, pues estos hombres ganan trofeos por costumbre, dictan su libreto de manera contumaz, arrebatan a los públicos y, cada uno en su estilo, muestran una estadística encomiable. Si además se midieran al toro de casta, serían del todo admirables.

 

 

Reseña:

 

Coliseum Burgos, 2 de julio de 2018. Casi lleno en tarde agradable bajo la cubierta del multiusos.

 

Toros de Román Sorando, con romana, de escaso trapío, pobres de cabeza, en capas negras. Primero: Un puyazo. Flojo, manso y descastado. Fuerte pitada en el arrastre. Segundo: Un puyazo. Flojo y descastado. Pitos. Tercero: Un puyazo. Flojo y descastado. Palmas. Cuarto: Un fuerte puyazo. Inválido. Pitos. Quinto: Un puyazo. Flojo y noble. Palmas al arrastre. Sexto: Un puyazo. Flojo y noble. Palmas.

 

Juan José Padilla, de celeste y oro: Media estocada y tres golpes de descabello (silencio). Pinchazo hondo y media estocada trasera (vuelta al ruedo de despedida).

 

El Fandi, de nazareno y oro: Media estocada (oreja). Pinchazo y estocada fulminante (oreja).

 

López Simón, de marino y oro: Gran estocada (oreja con fuerte petición de la segunda). Media estocada (oreja).

 

Incidencias:

 

Cuarta corrida de la Feria de San Pedro y San Pablo.

Juan José Padilla, que se despedía de Burgos, recibió una placa en reconocimiento a su trayectoria entre el tercer y cuarto toro.

El Fandi y López Simón abandonaron el recinto a hombros por la puerta grande.

 

Javier Bustamante

para Toro Cultura

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *