Tarde de casta y emoción

La corrida venida desde Zahariche para cerrar las Corridas Generales ha respondido a las expectativas que siempre genera este hierro, pues además de impresionante trapío en variedad cromática y buidas cornamentas, ha desarrollado casta, e incluso bravura en algunos casos.

Salían de toriles con nervio, entre respingos, se revolvían las más de las veces hacia el túnel y miraban desafiantes al tendido, como queriendo orientarse. Dieron un excelente juego en varas, pues si se les ponía de largo acudían con nobleza al peto y empujaban con celo, exigiendo el carnet de picador a los varilargueros, cuatro de los cuales fueron aplaudidos por el público. Largos en la suerte de banderillas, alguno con la cara arriba y francos en el galope. En el último tercio su comportamiento fue más diverso, pues a la bravura de primero, quinto y sexto, puede contraponerse la encastada dureza de los otros tres, si bien todas las lidias fueron emocionantes, a lo que contribuyó decisivamente la buena disposición de los matadores.

Manuel Escribano ha sido el triunfador de la tarde al obtener un trofeo en el último turno, si bien se lo ha ganado desde que quitó por chicuelinas en el primero de Chacón hasta que hundió el acero en una estocada a toma y daca al pavo que hacía sexto. Recibió a sus dos toros a porta gayola instrumentando dos angustiosas largas cambiadas de rodillas, pues tardaban en salir, y el sexto no reparó en la presencia del torero de rodillas hasta después de escrutar el burladero. No satisfecho con ellas tiró otra junto a las tablas y se fajó por verónicas ajustadas para pararlos. Banderilleó con decisión al cuarteo y al violín, si bien el par que heló la sangre a la afición es ya un clásico de su repertorio que no deja de sorprender pues clava por los adentros, sin espacio para la rectificación, materialmente pegado a los tableros. Ayer lo hizo además al quiebro. Pasó de muleta por ambos pitones con corazón de guerrero y momentos de inspiración, especialmente sobre la mano izquierda. Mató tirándose encima del morrillo, cobrando en el sexto una gran estocada.

López Chaves es un excelente torero que no llega a la decena de festejos en la presente temporada y llevaba doce años sin venir a Bilbao. Ha destacado por su sentido lidiador y el buen gusto para correr la mano con suavidad y temple ante toros que le ganaban en estatura. Su trabajo se ha premiado con dos ovaciones cerradas que ha saludado desde el platillo, y a buen seguro que de haber manejado el estoque con mayor certeza habría obtenido algún trofeo.

La dimensión lidiadora de Octavio Chacón es reconocida en el orbe taurino como proverbial. En su segunda comparecencia en Vista Alegre ha vuelto a mostrarla lanceando con decisión y pasando a sus toros con temple y sentido de la lidia. Su lote ha sido el más complicado, pues entre otras cosas se engallaban al cuadrarse el torero para estoquear, y sin embargo sale reforzado de la corrida tras ser ovacionado con fuerza y dar una merecida vuelta al ruedo.

Tarde de emoción, con toros fuertes y encastados, y tres matadores que han justificado su presencia en la Feria, mejorando su cartel en Bilbao.

Reseña:

Plaza de toros de Vista Alegre de Bilbao, 25 de agosto de 2019, casi la mitad del aforo cubierto en tarde gris y húmeda.

Toros de Miura de impresionante trapío con variedad cromática y estampas decimonónicas; tres ovacionados de salida. De juego desigual, predominando la casta y la fortaleza. Primero: Castaño albardado, ovacionado de salida. Dos puyazos duros, arrancándose de largo y empujando. Bravo y fuerte. Ovación en el arrastre. Segundo: Cárdeno obscuro. Dos puyazos arrancándose de largo. Duro y encastado. Ovación. Tercero: Cárdeno. Dos puyazos duros, arrancándose de largo y empujando. Duro y encastado. Palmas. Cuarto: Cárdeno de gran trapío, ovacionado de salida. Un puyazo en terrenos de toriles tirando cornadas al peto y un puyazo contra querencia empujando con fijeza. Duro, reponiendo en viaje corto. Pitos. Quinto: Sardo de bellísima estampa y gran trapío, ovacionado de salida. Dos puyazos duros, arrancándose de largo y empujando. Noble, fuerte y encastado. Palmas. Sexto: Castaño, alto, fuerte y bien armado. Dos puyazos duros. Bravo y fuerte. Ovación.

López Chaves, de coral y oro: Media estocada y descabello (ovación y saludos desde el platillo). Dos pinchazos y estocada (ovación y saludos desde el platillo).

Octavio Chacón, de verde manzana y oro con cabos negros: Pinchazo y estocada (silencio tras aviso). Estocada (vuelta).

Manuel Escribano, de coral y oro: Estocada casi entera (ovación y saludos). Gran estocada (oreja).

Incidencias:

Novena y última Corrida General de la feria de Bilbao.

Fueron ovacionados los picadores Javier González, Agustín Collado, David Prados y Curro Sanlúcar.

Javier Bustamante

para Toro Cultura

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *