Mucho arte para tan poca casta

El cartel de toreros artistas que había programado la Comisión Taurina de la plaza de Azpeitia se vio frustrado por la falta de casta de una bella corrida de Salvador Gavira.

La terna vino a triunfar sin reservas, como si en el diminuto coso guipuzcoano se jugara indefectiblemente su futuro, y cada uno en su estilo dió muestras de un gran compromiso con la causa.

Curro Díaz es querido y esperado en esta tierra como un hijo del pueblo, y hay un enorme interés en verle salir a hombros con las orejas de un toro en las manos. Ayer volvió a exhibir su toreo exquisito incluso cuando no había toro delante, como ocurrió en el primer turno. Tanto era su afán por agradar que se confió en exceso, y el toro, flojo y descastado de Gavira lo cogió, lo volteó, lo tiró al albero y volvió a prenderlo de muy mala manera por la taleguilla. Tras matarlo de una gran estocada pasó a la enfermería, de la que pudo salir para lidiar al cuarto del que ganó una oreja tras protagonizar pasajes llenos de torería y regusto clásico.

Ginés Marín vino a Azpeitia a reivindicar el lugar de privilegio que ocupa en el escalafón, y a presentar sus credenciales como torero que es también del norte. Su labor se sustanció en un valor asombroso y una depurada técnica, que propiciaron por momentos que brillara el artista que lleva dentro. Destacó en su primer turno ante un bello colorado ovacionado de salida, que desarrolló nobleza y celo tras los señuelos. Recibió con verónicas y ceñidas chicuelinas, y quitó por saltilleras ajustadas. Comenzó el trasteo con los pies juntos, pasando al natural y en redondo con decisión, temple y ligazón. Finalizó con bernadinas a cara o cruz que encendieron a los tendidos. Mató de pinchazo y estocada fulminante que valió una oreja. En su segundo, un toro negro flojo y descastado, entregó otra versión de su toreo, de enorme valentía, en la cercanía de los pitones, por momentos rayando en la temeridad, que también se aprecia en esta plaza. Sin embargo hubo de pinchar seis veces antes de descabellar, lo que condujo a un respetuosos silencio.

Ángel Téllez sorteó un lote escaso de casta dejando detalles de gran valor estético, como los recibos a la verónica, un galleo por chicuelinas, y un bello quite por gaoneras, así como los doblones por bajo al inicio de faena. Sin embargo no llegó a cincelar faenas grandes al torear al hilo del pitón, y con frecuencia abusar de las distancias cortas, ahogando la precaria embestida de su lote. Escuchó dos ovaciones que justifican su debut en la feria de San Ignacio.

La feria de San Ignacio se cierra con el sólido compromiso de tres toreros de pellizco que no encontraron antagonistas de entidad para plasmar su inspiración. Mucho arte para tan poca casta.

Reseña:

Plaza de toros de Azpeitia, 2 de agosto de 2019, tres cuartos del aforo cubierto, tarde soleada.

Toros de Salvador Gavira bien presentados, dos de ellos ovacionados de salida, con agresivas cornamentas.  Primero: Negro, astifino de armónicas hechuras. Un puyazo trasero. Flojo y descastado. Pitos en el arrastre. Segundo: Colorado, ovacionado de salida. Un puyazo suave. Noble y repetidor. Ovación. Tercero: Negro. Un puyazo suave. Noble y codicioso. Ovación. Cuarto: Negro, de bellas hechuras, ovacionado de salida. Un puyazo largo. Flojo y descastado. Ovación. Quinto: Negro, musculado. Un puyazo suave. Flojo y descastado. Pitos. Sexto: Negro. Un puyazo largo. Descastado e incierto. Silencio.

Curro Díaz, de azul pavo y oro: Gran estocada (ovación y saludos). Estocada trasera (oreja).

Ginés Marín, de azul marino y oro: Pinchazo y estocada fulminante (oreja tras aviso). Seis pinchazos y descabello (silencio).

Ángel Téllez, de celeste y oro: Metisaca trasero y gran estocada (ovación y saludos tras aviso). Pinchazo y estocada delantera (ovación).

Incidencias:

Tercera corrida corrida de la feria de San Ignacio.

Curro Díaz fue atendido en la enfermería de contusiones varias y le fue aplicado un vendaje en su pierna derecha.

Javier Bustamante

para Toro Cultura

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *